lunes, 27 de noviembre de 2017

Todo sobre el Pastor Belga Malinois

El pastor belga Malinois (se pronuncia Mal.i.nua) es una de las cuatro variedades de los perros pastores belgas. Son perros elegantes color café con la cara negra.
El pastor belga Malinois no es un perro para un dueño primerizo a menos de que tenga mucha paciencia y disposición para entrenarlo, ejercitarlo y mostrarle liderazgo. Estos perros son extremadamente inteligentes y deben ser entrenados de manera correcta para que el dueño y el perro sean felices.
Son una raza llena de energía que fueron criados para tener un trabajo y es algo que disfrutan mucho y necesitan hacer. Son muy activos por lo que el ejercicio diario es algo que nunca les debe faltar. También, por ser perros muy inteligentes, necesitan tener estimulación mental para evitar que se aburran. Si estos perros se aburren o se sienten abandonados, pueden tener comportamientos indeseables.
Esta es una raza fuerte, ágil, musculosa, alerta y llena de energía. Pueden medir hasta 65 cm al hombro.
El temperamento de estos perros es amigable pero reservado con los extraños. Es importante que estos perros sean socializados con otros perros y con lugares, humanos y situaciones para evitar que se vuelvan sobreprotectores o agresivos. La raza nunca debe ser miedosa o agresiva y esto normalmente sólo es resultado de una socialización limitada o negligencia del dueño.
El entrenamiento de estos perros es importante pues es la manera en la que aprenderán a controlar su energía y canalizarla en actividades útiles. Son una de las razas muy inteligentes así que te sorprenderá lo rápido que aprenden y el gusto con el que lo hacen.
A los pastores belga Malinois les gusta ser parte de la vida de sus dueños, así que les gusta correr con sus dueños, salir a caminar, jugar juntos y pasar tiempo en casa. Si trabajas todo el día o viajas mucho o no estás en casa nunca, esta no es la raza adecuada para ti.
Tienen el pelo corto y es resistente al agua. Cambian de pelo dos veces al año, por lo que es necesario cepillarlos ocasionalmente para evitar que tu casa se llene de pelos.
Esta es una raza de protección y protegerán a su dueño y su casa en todo momento, sin embargo, es necesario que hayan sido entrenado y socializados de manera correcta para evitar que se vuelvan sobreprotectores y sepan distinguir cuando hay una verdadera amenaza y puedan actuar de manera correcta.
Son muy buenos con los niños, en especial si crecieron juntos. Sin embargo, como cualquier otra raza de perro, un pastor belga malinois y un niño nunca deben estar sin supervisión adulta.